lunes, mayo 22, 2006

Evaluar en bachillerato

Es tan difícil ser justo al evaluar! Por ejemplo en la universidad, solo se evalúan conocimientos, se ponen dos o tres exámenes y si sacas 5, aprobado; ¿significa que tus conocimientos son 5 ¿qué? km/h? Newtons? conocimentums?. Sólo significa que has resuelto el 50% del examen, ni más, ni menos.
La sociedad lo admite así y lo da por bueno. Hayas copiado o no. Entiendas o no.

En bachillerato, ¿qué significa 4?, que hemos valorado "los conocimientos" con varios examenes y parece que sabe el 40% de la materia, y si se ha preocupado el alumno por la asignatura y si ha venido a clase y si se ha esforzado le aprobamos; y si no, le suspendemos, ¿y si hubiera sacado 5? le hubieramos aprobado, a pesar de no haber trabajado, esforzado, preguntado etc.

Un alumno tiene 4 y otro 5, ese 10% de supuesta diferencia en los conocimientos (aunque exacta en la nota) de esos dos alumnos en esos examenes concretos ¿es tan importante?. Incluso la diferencia entre un 3 y un 5 ¿es tan importante?.

Después al alumno con un 6,3 le ponemos 6 y al de 6,5 7; aumentando la diferencia de nota y de conocimientos. El sistema está viciado. Después de la selectividad se hacen las medias y de estos dos alumnos solo uno entra en medicina por una diferencia de 2 centésimas. ¿Cómo se puede decidir el futuro de una persona con centésimas de puntos cuando el error de su profesor de física en 2º de bachillerato es de +- 1 punto?

El bachillerato no es sólo una etapa en la que los alumnos deben adquirir conocimientos. Lo que sí tengo claro es lo que nosotros profesores tenemos que hacer: enseñar conocimientos, educar, enseñar unos hábitos de trabajo, lo de menos es saber integrar, lo dijo José Luis del Val, ya aprenderán cuando lo necesiten. Debemos tener en cuenta si el alumno ha acudido a clase con normalidad y si su actitud ha sido positiva y suficientemente activa.

Tenemos que tener claro cuál es el mínimo, dónde está el aprobado, pero no de conocimientos, de ¿madurez?, llamémosmolo como queramos. Y tengamos en cuenta si se consigue algo haciendo repetir a un alumno. Por supuesto que habrá quienes repitan y hemos tenido no hace mucho quienes han tripitido y no ha servido de nada= fracaso nuestro, de sus padres y del alumno= 3 años perdidos. Si le hubieramos aprobado a la segunda un año menos perdido, que luego quiere seguir perdiéndolo, pues, adelante pero nosotros le hemos dado una salida.

Otra cosa, otro problema ¿cuando le apruebas?, ¿cuando en la convocatoria extraordinaria tiene menos nota que en la ordinaria? ¿Qué sentido tiene pretender que los alumnos peores intenten recuperar en un mes lo que muchos de los que han aprobado en la ordinaria dificilmente podrían hacer?

Es importante dar salidas a nuestros alumnos, es importante que durante el curso tengamos unos indicadores que les hagan ver si valen para la universidad o para un módulo de formación profesional y después valoremos si están preparados para cursar un módulo de formación profesional. Para ir a la universidad solo unos poquitos privilegiados están preparados. Para hacer un módulo de formación profesional hay muchos preparados. Tenemos todavía el chip de la universidad metido en la cabeza.

Deberíamos dedicar más tiempo a evaluar, a preparar las pruebas, a corregirlas. Pero evaluar mejor supone que la educación se encarecería y la sociedad no está dispuesta a malgastar el dinero en algo tan poco productivo. ¿Sabéis cómo se evalúan los examenes de EGA o los PLs?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mira por donde del bolg de Gari paso al takión y resulta que es el tuyo. Pues nada te haré una visita de vez en cuando.
Por cierto no conocía a takión, parece majo txabal aunque eso de la causalidad me ha dejado ... esto de la viejud.
Abrazos
Txopo